Trabajo infantil en México: dos millones de menores empleados en un país de la OCDE

Posteado por en Nov 8th, 2017 y almacenadas en Sociedad, Relevantes. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

El 8,4% de las chicas y chicos mexicanos trabajan a diario para apoyar en el sustento en el hogar

 

EL PAIS

Cae la tarde de viernes en Coyoacán y la plaza de los Coyotes, uno de los epicentros turísticos más icónicos del sur de la Ciudad de México, es un hervidero de lugareños y turistas extranjeros. En espacio de dos horas, hasta seis niños, todos ellos de menos de 12 años, se pasean por las mesas ofreciendo mazapanes, chicles y pequeñas artesanías. Al salir de la escuela, en vez de juegos, compartirán horas de venta ambulante a lo largo del fin de semana. Ante su presencia, las miradas se desvanecen y se pierden en el horizonte. Pocos quieren fijar sus ojos sobre una realidad tan dolorosa como la de un menor teniendo que ganarse la vida en uno de los países más ricos de América Latina. No son uno ni dos, sino 2,5 millones, según el último registro oficial.

En 2007, la muerte de David Salgado, un pequeño de nueve años originario de Guerrero (sur de México), mientras trabajaba en un campo de cultivo de Culiacán (Sinaloa, norte) sacudió la conciencia de muchos mexicanos y motivó una mayor atención al problema del trabajo infantil. Pero una década después, al son del ciclo agrario, centenares de niños llegarán en las próximas semanas con sus familias a la franja de 300 kilómetros que separa a Nayarit de Culiacán –muy cerca de donde murió David– para trabajar entre cuatro y seis meses en la recolección de tomates y otros vegetales, relata Isabel Margarita Nemecio, de la Red Nacional de Jornaleros Agrícolas.

Formalmente, los empleados serán sus padres, pero estos menores, en su mayoría procedentes de Guerrero y Chiapas, dos de las regiones más pobres de México, acabarán trabajando como un empleado más. “Las autoridades dicen haber erradicado el trabajo infantil en la zona, pero la realidad es que las inspecciones muchas veces no funcionan”, apunta Nemecio. “Es muy velado el tema, clandestino en la mayoría de casos. Pero trabajar, trabajan”. Gracias a su altura, flexibilidad y maleabilidad, agrega, estos menores reúnen las mejores condiciones para la recolección. Son, en suma, mucho más útiles que sus propios padres.

Categories: Sociedad, Relevantes
Tags:

Deje un comentario

*

Galeria Fotografica


mnkstudio Webdesign & Hosting - La mejor opcion para empresas que necesitan presencia web